El Hombre Mediocre

11 Marzo 2010

Se dice que el retrato de un Mediocre es de un ser condicionado, débil de carácter, culturalmente vacío, incapaz de vivir las emociones fuertes ni experimentar sensaciones extremas de placer o ira. El mediocre es el individuo carente de ideales y ambiciones que al sumarse con otros de su misma condición forma la masa de mentalidad general, repudiada por los hombres superiores, quienes son imprescindibles para anular la mediocridad humana.

El mediocre es una especie de residuo que no llega de detrito, un ser ignorado por la filosofía y la metafísica, algo de lo que no quieren oír hablar los audaces ni los que buscan prosélitos para integrar vanguardias políticas o culturales.

Es mediocre el delantero que pretende brillar sin anotar goles; los reaccionarios que comparten con los dogmáticos una falta de imaginación congénita y una total ausencia de originalidad; en gastronomía las comidas insípidas, los lugares por los que se pasa y luego no se recuerdan. Mediocres son también los amores tarifados en los que se llega al sexo sin pasar por el beso. La mediocridad no es la vara para medir el talento sino el residuo, no es un espejo sino la imagen reflejada. Mediocre es el adjetivo que más temen los intelectuales.

No obstante los mediocres tienen cualidades. Van al seguro y jamás se aventuran, adoran al poder que los desprecia y aunque elogian en demasía, nunca lo hacen gratuitamente, cuando critican muerden y al disparar tiran a matar.

Asimismo su función es la de formar una espesa capa que cubre todo el espacio entre las personas talentosas y los perdedores. Definitivamente una categoría instalada en la sociedad, una condición a la que nadie aspira y muchos han de resignarse.

Extracto de un libro (A mi punto de vista) muy bueno “El Hombre Mediocre” de José Ingenieros en que habla sobre la naturaleza del hombre tanto del Mediocre, como del Idealista; asi como sus diferentes funciones en la historia de la humanidad, por lo tanto me gustaria recomendarlo lo más posible a aquellos que se sienten atraídos por temas tanto polémicos, como sociales, realmente cambia la forma en que piensas de ti mismo, así como en los demás.

Leave a Reply